lunes. 30.01.2023
El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha anunciado hoy que el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) publicará mañana la solicitud de la Asociación Calidad Diferenciada Patata de Valderredible, con el respaldo del Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Valderredible, para conseguir la Indicación Geográfica Protegida (IGP) para este productor alimentario.
 
Tal y como ha explicado Blanco, tras elaborar los correspondientes estudios y conformada la necesaria asociación, la solicitud ha sido publicada recientemente en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y mañana será publicada en un boletín extraordinario en el BOC para, posteriormente, abrirse un plazo de dos meses, tal y como establece el reglamento, para que cualquier persona física o jurídica que ostente un interés legítimo, pueda oponerse a la mencionada solicitud.
 
“Hoy es un día muy feliz porque tras más de 20 años hemos dado un paso decisivo e imprescindible en la protección de un producto con una calidad diferencial y extraordinaria”, ha subrayado Blanco, quien ha explicado que, una vez transcurrido ese plazo de dos meses, la tramitación continuará, ha informado el consejero, con la solicitud al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, primero, y a la Unión Europea, después, para decidir finalmente sobre la concesión o no del reconocimiento.
 
“La patata de Valderredible representa un producto merecedor de ser amparado por una de las figuras de calidad registradas en la Unión Europea, como es la de la Indicación Geográfica Protegida porque sus patatas tienen una calidad excepcional que necesita ser diferenciada de otros productos en el mercado para contribuir a garantizar el futuro del sector”, ha destacado Blanco, quien ha estado acompañado en la rueda de prensa por el alcalde de Valderredible, Fernando Fernández; el presidente de la Asociación Calidad Diferenciada Patata de Valderredible, David Fernández, y otros miembros del colectivo.
 
Durante su intervención, ha puesto en valor la fama con el paso del tiempo y el buen hacer de sus productores ha adquirido la patata de Valderredible, un prestigio que, según el consejero, puede verse enfrentado en el mercado a productos de imitación que usurpan y plagian su nombre.
 
De ahí, la importancia, ha dicho el consejero, de registrar una denominación para otorgar al producto, en este caso, la patata de Valderredible, una protección jurídica automática a escala europea y mundial.
 
Un sello de calidad que, según ha destacado Blanco, “va a proteger tanto al consumidor, a la hora de garantizarle una calidad y un origen, como al productor, a la hora de proteger legalmente a sus productos, además de garantizarles ser competitivos en el mercado, teniendo en cuenta que los consumidores cada vez más manifiestan un mayor interés por el origen de los productos y por su modo de producción tradicional”.
 
Por su parte, el alcalde de Valderredible ha destacado la importancia de contar con una IGP en el municipio porque, en su opinión, “evitará el intrusismo, mejorará la calidad de la patata de Valderredible y fomentará la actividad económica del Valle”.
 
Fernández ha agradecido a la Consejería el apoyo mostrado para poner en marcha una iniciativa que va en consonancia con el Plan de Dinamización de Valderredible, en colaboración con el Ejecutivo cántabro y la Fundación Botín.
 
Finalmente, el presidente de la Asociación Calidad Diferenciada Patata de Valderredible, David Fernández, ha afirmado que este paso es decisivo y ha confiado en que no se presenten alegaciones para que el proceso sea irreversible y el sello de calidad garantice un precio más justo para los productores de un alimento, la patata de Valderredible, que por sus condiciones climatológicas y geográficas “es especial”.
 
También han estado presentes, entre otros, la directora general de Pesca y Alimentación, Marta López, y el director de la ODECA, Fernando Mier.
 
Patata de Valderredible
 
La patata de Valderredible se caracteriza por unos atributos organolépticos diferenciadores dado su ciclo vegetativo dilativo (se siembra en mayo y su recolección comienza en otoño) y las características agroclimáticas de la comarca, sus condiciones de suelo y la amplitud térmica.
 
Con una producción de entre 25.000 y 30.000 kilogramos por hectárea en regadío, alcanzando una producción total de unos 2,5 millones de kilogramos, las patatas de Valderredible también se distinguen por comercializarse sin lavar.
 
Las patatas que principalmente se cultivan en Valderredible son de las variedades Baraka, Agria, Spunta y Jaerla. Todas ellas están contempladas en el pliego de prescripciones técnicas, junto a la variedad Keelly.

La patata de Valderredible da un “paso decisivo e imprescindible” para lograr el sello...