martes. 16.08.2022

Aunque la esperanza de vida ha crecido paulatinamente desde el último tercio de siglo pasado, y todo lo que llevamos de este, llegar a cumplir cien años no es tarea fácil, de ahí que podamos considerarlo como un privilegio sólo al alcance de unos pocos.
Y es que tal día como hoy, un 28 de diciembre del año 1921, venía al mundo, doña María Barrio Cuevas, en la localidad de pesquera. Y aunque la fecha pudiera dar pie a bromas de buen gusto créanme, lo único que de broma tiene es la coincidencia con la festividad De los Santos inocentes.

Doña María es una de las personas que se dice (están hechas de otra pasta). La vida nunca fue fácil para ella, más bien todo lo contrario.
Su madre murió cuando ella aún no había llegado a la adolescencia siendo en la actualidad, la única superviviente de diez hermanos.
En aquellos años la vida ya era difícil de por si, pero esta situación lo complicaba mucho más si cabe.

Asi es que pronto supo lo que significaba el duro trabajo de cada día.
Su excelente salud mental hace que nos pueda describir a la perfección los pormenores de su vida.
Nos recuerda que su principal trabajo y el que ejerció durante la mayor parte de su vida activa fue el de subir cada día con las marmitas de leche hasta Reinosa para repartirlo. Y para ello utilizaba como medio de desplazamiento el tren, aunque la mayor parte de los días tenía que subir andando.

Esto es un artículo periodístico de agradecimiento y cariño por parte de su familia, para felicitar a María Barrio Cuevas, vecina de Pesquera, por su 100 cumpleaños

Screenshot_20211228-111412_Email App

María Barrio, un siglo de vida en Pesquera