viernes 21/1/22

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO) ha denunciado que una vez más el Servicio Cántabro de Salud (SCS) ha recurrido al personal sobrecargado y agotado durante esta pandemia para que cubra el aumento de la demanda asistencial en los distintos hospitales de la región. En este sentido, la federación ha tachado esta actuación de menosprecio claro y manifiesto a los y las trabajadoras que siguen dando el do de pecho con un coronavirus que no acaba de dar tregua.

El sindicato ha criticado que nuevamente el SCS pretende abonar las horas extras de este personal por debajo del valor ordinario de su salario y ha resaltado la nula comunicación de las Gerencias con las Organizaciones Sindicales, que se enteran de estas medidas a través de WhatsApp y correos electrónicos que reciben de los y las trabajadoras.

“Mientras que otras Comunidades Autónomas han buscado mecanismos de compensación del sobreesfuerzo de sus profesionales, ya sea incrementando los valores de las horas extraordinarias o recompensando con descansos adicionales una vez disminuya la sobrecarga asistencial, en Cantabria no se ha buscado ni una solución para recompensar a su personal, únicamente la pura explotación del mismo”, ha señalado Arantxa Cossío, secretaria general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO en Cantabria.

De hecho, esta situación no es nueva sino que CCOO ya viene denunciando este hecho e, incluso, presentó una propuesta para modificar el concepto de hora extraordinaria. Del mismo modo, la Federación de Sanidad incluso presentó enmiendas a los presupuestos del Gobierno de Cantabria para 2022, al considerar que estos eran insuficientes y que iban a ahondar aún más en la discriminación existente entre los profesionales del SCS. “Y todo esto sin tener en cuenta los recursos que tengan que ser destinados a afrontar las nuevas olas de COVID y que se tendrán que recortar del resto de la asistencia sanitaria que requieran las patologías no COVID,” ha recalcado Cossío.

Para la secretaria general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO, “no sólo no se agradece la labor que vienen desempeñando los profesionales, sino que se aprovecha la coyuntura para modificar sus condiciones laborales y dificultar la ya maltrecha conciliación familiar, como en el caso del Hospital Valdecilla, donde se endurecen los criterios de los cambios de turno de su personal o se presiona a las trabajadoras con reducciones de jornada para que entreguen su cartelera anual dinamitando el proceso negociador con el SCS de dichas reducciones de jornada”.

Según CCOO, se está viendo la saturación y el colapso de profesionales sanitarios en el resto de comunidades autónomas, que están provocando que renuncien a sus puestos de trabajo o que caigan enfermos en bajas laborales. Ante esta situación, el sindicato ha considerado que en Cantabria deberían tomarse medidas al respecto porque parece que se mantiene la falsa ilusión de que los profesionales cántabros tienen paciencia infinita y resistencia ilimitada y lo que va a suceder es que se agravará la situación si no se interviene en cuidar a los profesionales.

Por todo ello, la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO en Cantabria ha denunciado que la mala gestión de esta sexta ola de la pandemia por parte de la Consejería de Sanidad está recayendo sobre las espaldas de sus profesionales, y ha clamado contra la nula disposición negociadora y comunicadora del titular de la Consejería, Miguel Rodríguez.

Así las cosas, desde CCOO, en base a todo este maltrato, no puede más que recomendar a los y las trabajadoras del Servicio Cántabro de Salud (SCS) a negarse a realizar horas extraordinarias en estas circunstancias. “Es la única medida para que puedan proteger su salud, para que sean tenidos en cuenta y para que se mejoren las condiciones laborales de los profesionales”, ha concluido Cossío.

CCOO denuncia el menosprecio del Servicio Cántabro de Salud a los profesionales de los...