jueves. 29.09.2022
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha asegurado que tanto él como el Gobierno autonómico se resisten a “caer en el pesimismo” y trabajan “todos los días” para que los augurios “no se cumplan” y la Comunidad Autónoma esté “mañana mejor que hoy”. Así lo ha destacado en su mensaje a la región en el acto institucional celebrado esta mañana en el Parque Conde de San Diego de Cabezón de la Sal, con motivo del Día de Cantabria, que ha contado con la asistencia de amplia representación institucional y de los diferentes sectores sociales de la Comunidad Autónoma.
 
Revilla ha llamado a los cántabros a “mirar al futuro con optimismo” y ha puesto en valor las fortalezas que está demostrando la Comunidad Autónoma en un contexto internacional que “escapa a lo comprensible” y en el que “muy pocos se atreven a aventurar qué va a pasar”, porque “hay tal cúmulo de condiciones no controladas que hacen imposible hacer vaticinios certeros”, con una guerra que no es global en términos militares, pero sí desde el punto de vista económico.
 
El presidente ha explicado que las consecuencias de esa guerra están “perturbando la vida y los pronósticos de futuro” y ha reconocido que no es ajeno a “los vientos pesimistas que corren en este momento”, aunque se resiste a dejarse llevar por el derrotismo. “Tenemos que pensar que las cosas no van a ir mal y ver el día de hoy y el futuro con el ánimo de trabajar constantemente para que esos augurios no se cumplan y, en caso de cumplirse, sean lo menos nocivos posible”, ha recalcado.
 
En este sentido, ha puesto en valor la buena situación de Cantabria en términos de empleo y crecimiento económico, refrendada por los datos de la última Encuesta de Población Activa, en la que destaca como la autonomía con la tasa de paro más baja de España (8,15%), y las previsiones económicas que apuntan que recuperará los niveles de PIB previos a la pandemia en el tercer trimestre de 2022, un año antes que el resto de España. A su juicio, son datos para “presumir con orgullo y seguir avanzando en esta línea”.
 
Del mismo modo se ha referido a la buena marcha de infraestructuras como el aeropuerto Severiano Ballesteros, que en lo que va a año ha superado ya los registros previos a la pandemia, o el tráfico del Puerto de Santander, que avanza en la misma línea pese a un ligero bajón provocado por la paralización del comercio con Ucrania y Rusia, que ha representado hasta ahora el 7% de su actividad, y que se encuentra inverso en un plan de inversiones dotado con más de 190 millones de euros.
 
Revilla ha aludido también a los avances de los proyectos dependientes del Estado, como la construcción del Tren de Alta Velocidad a Madrid, cuyas obras ya han comenzado en el tramo Palencia-Alar del Rey, al igual que la duplicación de vía entre Santander y Torrelavega, la mejora del desfiladero de La Hermida o el enlace de Raos y la variante de Torrelavega, que se encuentran en plena ejecución, al tiempo que ha valorado el pago de deudas pendientes como las impagada por una anualidad de IVA de 2017 y la reconstrucción Valdecilla.
 
Asimismo, ha destacado la acción del Gobierno autonómico y los tres grandes proyectos que está impulsando en este momento para la implantación de una unidad de protonterapia en Valdecilla, la creación del centro logístico de La Pasiega y la construcción del Museo de Arte Prehistórico y Arquitectura.
 
“También hay buenas noticias”
 
“Ese mismo espíritu lo vemos en la inversión privada, porque las empresas quieren seguir haciendo cosas en Cantabria”, ha continuado el presidente, quien ha confiado por todo ello en que no se cumplan “las profecías de los agoreros” y ha llamado a mirar al futuro “con optimismo y sin crear más pesimismo, porque no están las cosas para seguir abundando en las malas noticias, porque también las hay buenas”.
 
“La gente quiere seguir viviendo y nuestro cometido es seguir trabajando por esta tierra tan maravillosa y de la que nos sentimos tan orgullosos, que hemos colocado ya como un referente de estabilidad política, de región acogedora y que no quiere ser más que nadie, pero tampoco menos, que ha recuperado el nombre, que tiene una autonomía y que se siente no sólo cómoda, sino orgullosa de pertenecer a España”, ha proclamado.
 
A lo largo de su intervención, ha defendido reiteradamente el “binomio perfecto e indestructible” que Cantabria ha construido con España y que los cántabros defienden “con orgullo” y ha vuelto a felicitar al Ayuntamiento de Cabezón de la Sal por su decisión de elegir como pregonero de las fiestas del Día de Cantabria al presidente de la Organización Médica Colegial, Tomás Cobo, “un pasiego que representa a todos los médicos de España” y que personifica el reconocimiento de los cántabros a la sanidad por el “gran trabajo” que han realizado en estos dos años de pandemia.
 
Reconocimiento a los expresidentes
 
También ha tenido palabras de recuerdo para Ambrosio Calzada, un “alcalde con mayúsculas” e “irrepetible”, que fue el primero en promover desde Cabezón de la Sal la petición de autonomía, y ha realizado un especial reconocimiento a la labor de todos los ex presidentes que le han antecedido en el cargo, a los que ha entregado una insignia conmemorativa de los 40 años de autonomía que cumple Cantabria este año.
 
A este respecto, ha valorado la aportación que cada uno de ellos hizo por Cantabria, “siempre guiados por el intento de hacer las cosas lo mejor posible”. “Con errores y aciertos, porque todos acertamos y nos equivocamos, todos han puesto lo mejor de sí para llegar a una consolidación de la región como la que tenemos ahora”, ha concluido.

Revilla afirma que el Gobierno “se resiste a caer en el pesimismo” y trabaja para que...