martes. 16.08.2022
La Consejería de Empleo y Políticas Sociales, a través del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS), destinará 1,65 millones de euros en ayudas para la promoción de la vida autónoma de personas mayores y personas con discapacidad que cuenten con limitaciones para desenvolverse en su día a día.
 
Para acceder a estas ayudas, cuya convocatoria sale publicada este viernes en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), hay que cumplir una serie de requisitos que pasan, entre otros, por tener más de 65 años y no encontrarse activo laboralmente o ser menor de 65 y tener reconocida una discapacidad igual o superior al 33%. Además, todas las personas que quieran optar a estas ayudas deben estar empadronadas en algún municipio de la Comunidad Autónoma de Cantabria a la fecha de finalización del plazo de presentación de solicitudes.
 
Los solicitantes tampoco deberán de exceder, tomando como referencia el mes de enero de 2022, de ingresos superiores a los 1.200 euros mensuales. En el caso de trabajadores autónomos, para este cálculo, se computará la media mensual del rendimiento neto previo que consta en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) del ejercicio 2020 o 2021.
 
Para la titular de Políticas Sociales, Ana Belén Álvarez, “estas ayudas son fundamentales para que las personas mayores o con discapacidad puedan mejorar su autonomía personal y, por tanto, mejorar su calidad de vida”. Y es que, en sus palabras, los destinatarios de estas ayudas cuentan con “dificultades especiales” para desenvolverse en su día a día, debido a sus circunstancias personales, por lo que es necesario facilitar su acceso a prestaciones y servicios “que faciliten su integración en el entorno social”.
 
De la misma opinión es la directora del ICASS, María Antonia Mora, para quien “esta nueva convocatoria demuestra, un año más, el interés del Ejecutivo regional por impulsar políticas que mejoran la situación de colectivos con dificultades especiales y que ayudan, de este modo, a avanzar hacia una sociedad más integradora”.
 
En concreto, estas ayudas están destinadas a la realización de actividades, la adquisición de bienes materiales, servicios o tratamientos; la ejecución de obras de adaptación funcional de la vivienda habitual y permanente, así como la eliminación de barreras arquitectónicas que faciliten el acceso o la movilidad dentro de su vivienda habitual y permanente.
 
Además, la subvención no se puede destinar a sufragar servicios o prestaciones a los que la persona solicitante tenga derecho con cargo a otros sistemas públicos de protección social, educativa o sanitaria, empresas, mutuas, entidades aseguradoras u otras entidades públicas o privadas obligados a atender la contingencia. La persona solicitante tampoco debe tener reconocidas prestaciones similares a través de la Ley de Atención a la Dependencia o de otros servicios del Sistema Público de Servicios Sociales de Cantabria.
 
La subvención hay que destinarla a la adquisición de bienes, adaptación funcional de vivienda y/o eliminación de barreras arquitectónicas de la vivienda en que la persona solicitante esté empadronada y conviva en la fecha de finalización del plazo de presentación de solicitudes.
 
El plazo para presentar las solicitudes de subvención es de un mes a contar a partir de mañana viernes.
 
 

El ICASS convoca ayudas por 1,65 millones de euros para promocionar la vida autónoma de...